Empieza a frenar el coronavirus en Melbourne tras semanas de cuarentena

Victoria, el estado de Australia más afectado por el coronavirus, reportó hoy su cifra más baja de contagios en más de cinco semanas, tras una larga cuarentena con toque de queda y sin precedentes en la ciudad de Melbourne.

El premier del estado de Victoria, Daniel Andrews, dijo que el confinamiento en Melbourne, la segunda ciudad más poblada del país, «funciona», al anunciar 179 contagios en las últimas 24 horas, la cifra más baja de las últimas cinco semanas.

«Estamos satisfechos de ver un ‘uno’ delante de estas cifras de incremento de casos, y hasta cierto punto, quizá, se situó en ese nivel un poco antes de lo que se creía», dijo en una rueda de prensa en la que anunció también nueve muertes más por el virus.

Los alrededor de 5 millones de habitantes de Melbourne fueron puestos bajo cuarentena el 9 de julio durante cinco semanas, debido a un rebrote de coronavirus detectado a fines de junio, el mayor registrado en Australia desde el inicio de la pandemia.

A mediados de este mes, la cuarentena fue reforzada con un toque de queda nocturno y extendida hasta el 13 de septiembre al no lograr frenar el rebrote, por el que ya se contagiaron 18.000 personas en Victoria, incluidos 385 fallecidas.

El resto del territorio de Victoria está bajo un confinamiento menos restrictivo, y sus fronteras con los estados vecinos permanecen cerradas.

El director de Salud de Victoria, Brett Sutton, remarcó que «el desafío» en las próximas dos semanas es lograr suprimir las infecciones en los escenarios complejos, como el sector de cuidados de ancianos y de discapacitados y los servicios sanitarios.

Para hacer frente a la crisis en el sector del cuidado de ancianos, el más golpeado por el coronavirus, el primer ministro australiano, Scott Morrison, anunció hoy en Canberra una inyección adicional de unos 123 millones de dólares adicionales.

La inversión estatal en medidas sanitarias para los geriátricos se eleva entonces a más de 720 millones de dólares, informó la agencia de noticias EFE.

Según los investigadores, el rebrote de Melbourne se originó a raíz de varios desmanejos en los centros de cuarentena habilitados por el gobierno para los viajeros procedentes del extranjero.

Por su lado, el estado de Nueva Gales del Sur, el más poblado del país y que también lucha contra varios focos de coronavirus, reportó esta jornada un nuevo caso en Sídney, la primera ciudad del país.

Australia, que comenzó a reactivar su economía tras supuestamente suprimir al virus hasta el rebrote de Melbourne, acumula unos 24.500 casos de Covid-19, que incluyen 471 fallecimientos.

Un total de 5.100 casos permanecen activos, 4.200 de ellos en Victoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse