Desarticulan una fiesta clandestina con más de 1.000 personas en La Plata

Una fiesta clandestina en La Plata, de las que participaban más de 1.000 personas, fue desarticulada esta madrugada por violar las normas del distanciamiento social preventivo y obligatorio (DISPO) por la pandemia de coronavirus, informaron hoy fuentes oficiales.

El operativo fue realizado por agentes de la Secretaría de Convivencia y Control Ciudadano del municipio, junto a efectivos de la Policía bonaerense, quienes esta madrugada intervinieron en un evento ilegal con gran cantidad de asistentes que se desarrollaba en la localidad platense de Lisandro Olmos.

«A través de los operativos logramos desarticular estos encuentros multitudinarios, los cuales no sólo están prohibidos por realizarse en lugares que no cuentan con la correspondiente habilitación municipal sino que tampoco se cumplen las medidas sanitarias previstas para evitar situaciones de contagio del virus”, explicó la Secretaria de Control Ciudadano, Virginia Pérez Cattaneo.

Los agentes tomaron intervención y lograron desactivar una fiesta clandestina que se estaba desarrollando en calle 220 y 38 en un predio privado ubicado en las afueras de la capital bonaerense.

Al mismo tiempo, se dispuso la clausura de un bar en 511 y 31, con la presencia de jóvenes y adultos que no respetaban las medidas de prevención dispuestas por el Coronavirus.

En ese sentido, remarcó: “Tenemos previsto aplicar las máximas sanciones a los organizadores de estas juntadas y fiestas clandestinas, por poner en riesgo la vida de los vecinos de la ciudad”.

Al respecto, el secretario de Seguridad de la Comuna, Darío Ganduglia, valoró las actuaciones conjuntas desarrolladas con personal de diversas fuerzas municipales y la Policía: “Se logró desarrollar un intenso despliegue de efectivos que nos permitió prevenir con operativos de control y al mismo tiempo desalojar eventos que no contaban con autorización y eran un riesgo para la ciudadanía”.

En el marco de los operativos desplegados esta madrugada, se trabajó con retenes preventivos en inmediaciones a parques y plazas públicas, donde los jóvenes vienen llevando adelante juntadas masivas los últimos fines de semana, sin respetar las medidas de distanciamiento social dispuestas.

También se verificó el cumplimiento de las medidas dispuestas para bares y boliches, con el correspondiente control de aforo y el horario de cierre establecido.

Vale recordar que las multas para quienes organicen fiestas clandestinas en bares, salones de fiestas o casa quintas, las cuales se encuentran prohibidas, podrán alcanzar hasta los 2 millones de pesos, en tanto la sanción para las juntadas masivas equivalen al pago de hasta 1 millón de pesos y recaerá en quienes organicen el encuentro y en los propietarios del inmueble donde se desarrolle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse