China: la población comenzó a cuestionar a las autoridades y su preparación para la catástrofe

Cortes de agua y electricidad, carreteras cortadas y habitantes incrédulos. En tres días cayó el equivalente a un año de lluvia. La metrópoli de 10 millones de habitantes sufrió el martes una tormenta devastadora que anegó una línea de metro y dejó en la superficie montañas de automóviles apilados, barro y destrucción.

Al menos una docena de personas murieron antes de que los socorristas pudieran liberar a los supervivientes de los vagones del metro, y el jueves comenzó a cuestionarse el grado de preparación de las autoridades para la catástrofe.

Los usuarios de Weibo, enfadados, cuestionaron por qué no se cerró el metro antes, y un hilo de conversación acumuló más de 160 millones de visitas el jueves. “¿Por qué el nivel de agua en la calle era casi hasta la cintura, pero el metro seguía permitiendo la entrada de viajeros?”, se preguntaba uno de ellos.

Algunos barrios de la ciudad, situada a unos 700 km al sur de Beijing, siguen inundados, mientras personal de limpieza, bomberos y socorristas se afanan en limpiar el desastre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse