Asesinato de dos niñas argentinas en Paraguay

El ministro de Defensa de Paraguay, Bernardino Soto Estigarribia, pedirá una sesión reservada con los legisladores para darles un informe sobre la operación de la Fuerza de Tarea Conjunta contra la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) en la que murieron dos niñas argentinas de 11 años.

«Por instrucciones del señor presidente de la República, Mario Abdo Benítez, solicitaremos al Congreso Nacional una sesión reservada para que los legisladores reciban un informe detallado de la última operación de la Fuerza de Tarea Conjunta contra el EPP», dijo Soto en su cuenta de Twitter.

El Gobierno paraguayo afronta una ola de cuestionamientos locales e internacionales tras confirmarse que las dos personas muertas en un operativo contra el EPP ocurrido el miércoles último en en la localidad Yby Yaú (noreste) tenían 11 años, a lo que se suma la investigación demandada por la Argentina.

El Gobierno afirma que las menores participaron en los combates y que fueron reclutadas por el EPP -una guerrilla de al menos 12 años de existencia dedicada a delitos en el ámbito rural como secuestros extorsivos y homicidios-, señalando que serían hijas de algunos de sus líderes, reseñó la agencia de noticias Sputnik.

Un hecho que generó cuestionamientos es que las niñas fueron enterradas el miércoles sin ser identificadas; según la fiscalía, esto se realizó atendiendo al protocolo por la emergencia sanitaria por la Covid-19.

La argumentación del coronavirus se esgrimió también para justificar la quema de las prendas que supuestamente vestían las menores.

El representante en América del Sur de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab, afirmó que se debe realizar una investigación «sin demora y de forma imparcial».

«Se trata de un hecho gravísimo que terminó con la vida de dos niñas a quienes el Estado debía proteger, como parte de su obligación de garantizar los derechos humanos de todas las niñas, niños y adolescentes en el país», dijo Jarab en un comunicado.

De inmediato, el Gobierno de Abdo Benítez le retiró la confianza al funcionario de Naciones Unidas, cuyas declaraciones calificó de «irresponsables».

El episodio se produjo el miércoles pasado durante un operativo de la FTC, en el que se asaltó un campamento del grupo EPP en la localidad Yby Yaú, en el límite de los departamentos de Amambay y Concepción (noreste).

La organización guerrillera EPP, de tendencia marxista leninista, es un grupo armado surgido en 2008.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse